Javier Marías en la Feria del Libro de Madrid


Javier Marías estará en la Feria del Libro de Madrid:

El viernes, 25 de mayo, por la tarde (19-21 horas), en la caseta de la Librería LE
(nº. 363).

El domingo, 27 de mayo, por la mañana (12-14 horas), en la de la Librería Rafael Alberti (nº. 121).

El sábado, 2 de junio, por la tarde (19-21 horas), en las casetas de Visor (nº. 310-311).

El viernes, 8 de junio, por la tarde (19-21 horas), en las de la FNAC (nº. 297-298).

El sábado, 9 de junio, por la tarde (19-21 horas), en la caseta de la Librería Gaztambide (nº. 86).

Anuncios

Javier Marías en Turín


Salone del Libro, Javier Marías: “Il mio romanzo negli anni ’70 ma non ho nostalgia del passato”
ALESSANDRO CONTALDO
La Repubblica, 12 maggio 2018

Il presente e il passato, Javier Marìas racconta la magia dei suoi libri
SARA STRIPPOLI
La Repubblica, 12 maggio 2018

#SalTo18, Javier Marías “agente segreto” dell’oscurità nel cuore umano
MANUELA MARASCIO
Torinnoggi, 13 maggio 2018

Marías, mai svelare tutto di se stessi
MAURETTA CAPUANO
Ansa, 12 maggio

Javier Marías en el Salón Internacional del Libro de Turín

Foto. Jaime Villanueva

El 12 de mayo, en el Salón Internacional del Libro de Turín, Javier Marías presentará la edición italiana de su última novela  Berta Isla.

A las 16.00 horas, en la Sala Azzurra-Lingotto Fiere (Via Nizza, 280), tendrá un encuentro con Ernesto Franco bajo el título “Sentimento e segretto”.

A las 18.00 horas, en l’Arena Robinson-Lingotto Fiere(Via Nizza, 280), tendrá un encuentro con Simonetta Fiori bajo el título “L’amore al tempo dei segreti”.

Biglietti

Javier Marías en Sant Jordi


El día 23 de abril, Sant Jordi, Día del libro, Javier Marías estará en Barcelona y firmará ejemplares de su última novela Berta Isla y del resto de su obra:
De 11.00 horas a 13.00 horas, en la caseta de la librería Laie (Passeig de Gràcia / Casp).
De 13.00 horas a 14.00 horas, en la de la librería Documenta (Pau Claris 11,entre Aragó y València).
De 17.00 horas a 19.00 horas, firmará en la caseta de La Central (Rambla de Catalunya / Mallorca).
De 19.00 horas a 20.00 horas, en la de Abacus Tram (Pl. Francesc Macià – Trambaix)

Javier Marías, Premio de la Crítica


Javier Marías, premio de la Crítica por la novela ‘Berta Isla
Efe/El País, 21 de abril de 2018

Javier Marías: “A lo mejor tengo más oficio del que yo mismo me creo”
JUAN CRUZ
El País, 21 de abril de 2018

Javier Marías gana con ‘Berta Isla’ su segundo premio de la Crítica
MIGUEL LORENCI
Diario Sur, 21 de abril de 2018

Javier Marías: “Un segundo Premio de la Crítica me dice que no he declinado”
Efe/El Diario.es, 21 de abril de 2018


Javier Marías y Luis Bagué Quílez, galardonados con los premios de la Crítica
Abc, 21 de abril de 2018

Javier Marías y Luis Bagué, Premios de la Crítica
La Vanguardia, 21 de abril de 2018

`Lo que nunca se contará’


LO QUE NUNCA SE CONTARÁ
y dos relatos sobre el regreso y la espera

JAVIER MARÍAS · NATHANIEL HAWTHORNE
Alfaguara-El Corte Inglés, abril de 2018

“Este librito incluye dos cuentos, uno mío, “La canción de Lord Rendall”, de 1989, y otro de Nathaniel Hawthorne, el muy célebre “Wakefield”, de 1837 aproximadamente. De éste, sin mencionar su título, le habla el personaje Peter Wheeler a Tomás Nevinson al comienzo de Berta Isla, y de ahí procede la recurrente expresión “desterrado del universo”.

JAVIER MARÍAS


Edición no venal que se distribuye en El Corte Inglés junto con la última novela de Javier Marías, Berta Isla.

Juan Gabriel Vásquez nuevo duque del Reino de Redonda


Juan Gabriel Vásquez nació en 1973 en Bogotá (Colombia).
Estudió Derecho en la Universidad del Rosario en Bogotá y se doctoró en Literatura Latinoamericana en la Sorbona.
Vivió en un pequeño pueblo de la región de las Ardenas (Bélgica) y en Barcelona, donde residió hasta 2012. Actualmente vive en Bogotá.
Aunque reconoce su deuda con Gabriel García Márquez, su obra es una reacción al realismo mágico.
Ha publicado las novelas Los informantes (2004), Historia secreta de Costaguana (2007), El ruido de las cosas al caer (2011), Las reputaciones (2013) y La forma de las ruinas (2015); los ensayos El arte de la distorsión (2009) y Viajes con un mapa en blanco (2018); y una biografía de Joseph Conrad, El hombre de ninguna parte.
Además, ha traducido obras de John Hersey, John Dos Passos, Victor Hugo y E. M. Forster.
Colabora en diversas revistas y suplementos culturales, y también es columnista semanal del periódico colombiano El Espectador. Ha sido galardonado en dos ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolivar.
Entre los premios recibidos, destacan los siguientes: Premio Alfaguara 2011, Premio Roger Caillois 2012, English Pen Award 2012, Premio Gregor von Rezzori 2013, IMPAC Dublin Literary Award 2014, Premio Arzobispo Juan de San Clemente 2014, Premio Real Academia Española 2014 y Prix Carbet des Lycéens 2016.
Sus obras se han publicado en 40 países y han sido traducidas a 26 idiomas.
Ha sido nombrado por Xavier I, Rey de Redonda, Duke of Ruinas.

‘Berta Isla’, libro del año

Berta Isla, libro del año
JUAN GABRIEL VÁSQUEZ
El País, Babelia, 16 de diciembre de 2017

Estilo
FERNANDO SAVATER
El País, 8 de diciembre de 2017

Los 20 mejores libros de 2017
El jurado de los libros del año 2017 de Babelia
El País, Babelia, 16 de diciembre de 2017

Lo mejor de 2017. Narrativa en español
2. Berta Isla, la trama del azar de Javier Marías
FERNANDO R. LAFUENTE
Abc Cultural, 16 de diciembre de 2017

Los 15 libros de 2017
ARIEL GONZÁLEZ JIMÉNEZ
Milenio, 16 de diciembre de 2017

Los libros más destacados de 2017
El Independiente, 15 de diciembre de 2017

Diez libros imprescindibles de 2017
Heraldo de Aragón, 11 de diciembre de 2017

Diez libros destacados de 2017
Efe / El Diario, 9 de diciembre de 2017

‘La Vanguardia’ escoge los mejores libros del 2017
La Vanguardia, 16 de diciembre de 2017

LA ZONA FANTASMA. 8 de octubre de 2017. ‘Jueces de los difuntos’

Parece que los políticos no tengan otra cosa que hacer que cambiar los nombres de las calles y retirar estatuas, placas y monumentos. Mientras algunas ciudades se degradan día a día (el centro de Madrid está aún más asqueroso que bajo Gallardón y Botella, que ya es decir), los munícipes y sus asesores las desatienden y se entretienen con ociosidades diversivas, es decir, maniobras llamativas con las que disimulan sus gestiones pésimas y sus frecuentes cacicadas. En España hay larga tradición con este juego. Durante la República se cambiaron nombres, más aún durante la Guerra, el franquismo fue una apoteosis (hasta se cargó los cines y cafeterías “extranjerizantes”, el Royalty pasó a ser el Colón, etc), y durante la Transición, más discretamente, se recuperaron algunas antiguas denominaciones (por fortuna, Príncipe de Vergara volvió a ser esa calle y no la del nefasto General Mola, conspicuo compinche de Franco).

Pero ahora, sin que haya variado el régimen democrático, a ciertos políticos y a ciertas gentes les ha dado un ataque de pureza con el asunto, y no sólo aquí, sino en los Estados Unidos y en Francia, y no digamos en Sabadell, donde un pseudohistoriador considera a todo español impuro y ha propuesto suprimir del callejero a Machado, Quevedo, Calderón, Lope, Larra y no sé cuántos impostores más, a unos por “franquistas”, a otros por “anticatalanes” y a otros simplemente por “castellanos”. Huelga decir que entre los primeros, con anacrónico rigor, contaba a Góngora, Lope y Quevedo. Pero, más allá de este lerdo y xenófobo individuo y de su lerdo y xenófobo Ayuntamiento que le encargó el proyecto, hemos entrado en una dinámica tan absurda como imparable. Las actuales sociedades pretenden ser impolutas (cuando no lo son en modo alguno) y que lo sea su callejero, lo cual es imposible mientras se sigan utilizando nombres de personas. Una cosa es que haya calles y plazas dedicadas a asesinos como Franco y sus generales, Hitler y sus secuaces o Stalin y los suyos. Se trata de individuos que lo único notable que hicieron fue sus crímenes. Pero hay otra mucha gente compleja o ambigua, imperfecta, a la que se rinde homenaje por lo bueno que hizo y a pesar de lo malo. Se tiende estúpidamente, además, a juzgar todas las épocas por los criterios de hoy, como si los muertos de pasados siglos hubieran debido tener la clarividencia de saber qué sería lo justo y correcto en el XXI. Alguien que en el XVII o en el XVIII poseía esclavos no era por fuerza un desalmado absoluto, como sí lo es quien hoy los posee o los que pregonan la esclavitud, el Daesh. ¿Que en el XVIII había ya algunos abolicionistas (Laurence Sterne uno de ellos)? Sí, pero se los contaba con los dedos de las manos. En Francia se habla de retirarle todo honor a Colbert, que cometió pecados, pero también fue un Ministro extraordinario y un valedor de las artes y las ciencias. Si nos pusiéramos a analizar con minucia las vidas de cada cual (no ya de políticos y militares, sino de escritores y artistas, en principio más sosegados), nunca encontraríamos a nadie sin tacha. Téngase en cuenta, además, que desde hace décadas el hobby de los biógrafos es “descubrir” lacras, escándalos y turbiedades en sus biografiados. Este era machista, aquel abandonó a su mujer, el otro maltrató o acomplejó a sus hijos; Neruda y Alberti escribieron loas a Stalin, D’Annunzio fue mussoliniano una época, Lampedusa era aristócrata, Heidegger simpatizó con el nazismo, Ridruejo fue falangista, Cortázar y Vargas Llosa apoyaron la dictadura de Castro un tiempo, García Márquez hasta su último día, Sartre no se inmutó ante los asesinatos en masa de Mao, Pla y Cunqueiro estuvieron conformes con Franco. Pero si todos esos escritores tienen calles en algún sitio, no es por esos lamparones, sino pese a ellos y porque además lograron buenos versos o prosas o filosofías. Y algunos rectificaron a tiempo y abjuraron de sus errores.

Si se hurga en lo personal, estamos perdidos. Quizá el mejor poeta del siglo XX, T. S. Eliot, se portó dudosamente con su primera mujer, Vivien. No digamos el detestado Ted Hughes con las dos suyas. Si alguien los homenajea no elogia esos comportamientos, sino sus respectivas grandes obras y el bien que con ellas han hecho. En mi viejo libro Vidas escritas recorría brevemente las de veintitantos autores, entre ellos Faulkner, Conan Doyle, Conrad y Stevenson, Emily Brontë, Mann, Joyce, Rimbaud, Henry James, Lowry y Nabokov. La mayoría fueron calamitosos, algunos desaprensivos, muchos egoístas y unos cuantos fatuos hasta decir basta. ¿Y qué? No se los honra por eso. Si uno observa al microscopio a los benefactores de la humanidad, como Fleming, probablemente encontrará alguna mancha. Como la tienen, a buen seguro, cuantos hoy, erigidos en arrogantes jueces de los difuntos, se empeñan en “limpiar” sus callejeros y sus estatuas. Desde que tengo memoria, no recuerdo una sociedad tan hipócrita y puritana como la actual, ni tan sesgada. Más vale que recurra a los números para distinguir las calles, o a la antigua usanza inofensiva: Cedaceros, Curtidores, Milaneses, ya saben. Éstas, en Madrid, aún existen.

JAVIER MARÍAS

El País Semanal, 8 de octubre de 2017

Un movimiento de izquierda arremete contra la “imposición antidemocrática” de la DUI y exige elecciones
Efe/Heraldo, 8 de octubre de 2017

Premio Nobel de Literatura 2017

Foto. J Martínez

Foto. Javi Martínez

Murakami solo gana en las apuestas
El País, 5 de octubre de 2017

Los favoritos para el Premio Nobel de Literatura 2017
ALEJANDRO MENDOZA
El País, 5 de octubre de 2017

¿Quién ganará el Nobel de Literatura 2017?
M. VIÑAS
La Voz de Galicia, 5 de octubre de 2017

El Nobel de Literatura se conocerá el jueves 5 de octubre
El Periódico, 2 de octubre de 2017

How will the Nobel Literature Prize pickers solve their Bob Dylan dilemma?
The Local Sweden, 3 oktober 2017

Así están las apuestas para el premio Nobel de Literatura que se falla mañana
Abc, 4 de octubre de 2017

Las apuestas por el Nobel de Literatura, esa lotería incierta pero que da pistas
La Nación (Argentina), 3 de octubre de 2017

El dilema post-Dylan del Premio Nobel de Literatura
El Espectador (Colombia), 3 de octubre de 2017

Ladbrokes

Nicer Odds