Javier Marías a favor de las becas Erasmus

Almodóvar, Marías y Rosell se unen a personalidades que exigen a líderes europeos que no recorten las becas Erasmus

El director de cine Pedro Almodóvar, el escritor Javier Marías y el presidente del FC Barcelona, Sandro Rossell, son tres de las personalidades europeas que han suscrito una carta dirigida a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea para exigirles que no recorten los fondos destinados al programa de becas Erasmus para el intercambio de estudiantes universitarios.

Los Veintisiete tratarán este viernes de acordar el presupuesto general de la UE para 2013 y de enmendar el de este 2012, porque la Comisión Europea ha advertido de que faltan 9.000 millones de euros para cumplir con los pagos comprometidos, incluidos 90 millones de euros para Erasmus. El contexto de crisis y los esfuerzos de austeridad que países como Reino Unido y Alemania reclaman en el gasto europeo dificultan las negociaciones.

En total, un centenar de intelectuales, deportistas y otras personalidades de la Unión Europea denuncian en una carta abierta a los líderes europeos la difícil situación que afrontar los jóvenes, segmento más afectado por el auge del paro en un contexto de crisis económica.

“No podemos permitirnos el lujo de perder toda una generación. La educación y la formación han de ser la base de la respuesta europea”, destacan los firmantes, que recuerdan la oportunidad de aprendizaje y formación que el programa Erasmus ha brindado a casi tres millones de jóvenes desde su creación. “Es una generación que ha conseguido algunas de las mejores ofertas de trabajo”, destacan.

La misiva confía en que los Veintisiete enmienden el presupuesto de 2012 para poder cumplir con los pagos comprometidos con los estudiantes europeos que han logrado una beca para el próximo año lectivo. Y emplaza a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea a pactar unos presupuestos para el próximo ejercicio 2014-2020 que no merme el programa.

“‘Erasmus para todos’ tendrá un coste inferior al 2 por ciento del presupuesto de la UE y, en las próximas semanas, ustedes  tendrán una oportunidad única en la vida de dar su aprobación al nuevo programa y a los recursos que precisa”, piden los firmantes.

La carta tiene el apoyo de personalidades de todos los Estados miembros, entre ellos cinco españoles: el directo Pedro Almodóvar, el escritor Javier Marías, el filósofo Fernando Savater, el presidente del FC Barcelona, Sandro Rossell, y el humorista Enrique Pérez Vergara ‘Flipy’.

También firman el texto, entre otros, el chipriota Christopher Pissarides que recibió el premio Nobel de economía en 2010 y el futbolista campeón del Mundo y de Europa con Francia Lilian Thuram.

La Unión Europea acordó un presupuesto de 480 millones de euros en 2012 para el programa Erasmus y Bruselas estima que necesitará otros 490 millones de euros para 2013, lo que supone un 0,35 por ciento del presupuesto total de la UE.

Europa Press, 8 de noviembre de 2012

Anuncios

Nueva reseña de ‘Mala índole’

Por unos motivos u otros, Javier Marías viene siendo noticia desde hace semanas. El suceso más controvertido, lógicamente, ha sido su negativa a aceptar el Premio Nacional de Literatura por su novela Los enamoramientos. Significativamente, antes había aceptado de buena gana el premio que los lectores de Babelia le habían concedido por considerar que esa misma novela había sido la mejor de las publicadas en 2011. El premio oficial en cambio lo ha rechazado alegando que hubiese sido una “sinvergonzonería” embolsarse los honores públicos y los 20.000 euros que conllevan dichos honores. Aunque aceptar un reconocimiento “privado” como el que supone la votación de los lectores de una publicación y rechazar otro “oficial”, siempre susceptible de manipulación política, parece en principio una postura bastante coherente, no han faltado quienes han considerado que lo sinvergüenza era ponerse digno y no aceptar el premio.

Otra de las razones por las que Javier Marías está siendo noticia, esta vez por razones estrictamente literarias, es la aparición de dos volúmenes de recopilaciones, en ambos casos publicados por Alfaguara. Uno de ellos es Vidas escritas, aquel estupendo libro publicado en los años noventa y en el que se hablaba con desenfado de las manías, fobias, aficiones y rarezas de gente como Conrad, Faulkner, Nabokov, Lampedusa y demás figuras literarias de primer orden, tratadas con evidente cariño pero también en una actitud claramente desmitificadora. Quien se lo perdió entonces tiene ahora una ocasión de rectificar su error.

Por último, aunque literariamente sea lo más ambicioso, está la recopilación casi completa de los cuentos que Javier Marías ha venido escribiendo a lo largo de sus 30 o 40 años de carrera. El volumen lleva por título Mala índole, un relato que el propio Marías considera “el más largo y acaso el más logrado” de sus piezas breves. El subtítulo es engañoso: Cuentos aceptados y aceptables. En principio, podría tratarse de una nueva categorización por géneros, ya que, en palabras del autor, los primeros son aquellos relatos “de los que aún no se avergüenza”, mientras que los segundos son “aquellos de los que sí me avergüenzo un poco, pero no demasiado”. Sin embargo, no hay que dejarse ofuscar por esta terminología algo engañosa, y creo innecesario resaltar ese guiño de complicidad que es el “aún” incluido en la apreciación de la primera categorización. Aceptados o aceptables, el autor los considera “las mejores piezas cortas de ficción” que ha escrito. El primer epígrafe incluye 23 relatos y el segundo otros 7 más. La mayor parte de ellos estaban incluidos en dos volúmenes titulados “Mientras ellas duermen” y “Cuando fui mortal”. Pero los hay, como el que da título al libro aunque también otros, que eran muy difíciles de encontrar.

Por descontado que los lectores asiduos se van a encontrar con viejos conocidos y situaciones que les resultarán muy próximas. Pero sobre todo van a poder disfrutar de la habilidad de Javier Marías para crear un universo de fantasmas, asesinos, obsesos, mujeres peligrosas, situaciones equívocas o encuentros imposibles siempre a partir de la más próxima y reconocible cotidianidad. El narrador desde luego, pero también gran parte de los personajes y las situaciones descritas empiezan siendo perfectamente normales: un tipo que va al hipódromo a pasar el rato, otro que mira la calle desde la ventana de un hotel, el que se sube a un ascensor como hacen tantos millones de personas todos los días. Lo que pasa es que, tras esa primera capa de normalidad cotidiana, hay un universo que bulle de contradicciones, anhelos, deseos inconfesables y desenlaces inesperados. Por ejemplo ese tipo que está en la playa con su mujer y que por no querer sufrir una mezcla tan insoportable como es la arena y las lentillas no ve nada de cuanto le rodea y está obligado a depender de las descripciones que le hace su mujer. Hasta que, intrigado por algo que ella le dice, y siguiendo su consejo, se vale de un sombrero de paja a través de cuyas rendijas verá por si mismo aquello que llama su atención y que por descontado acabará siendo inesperado, intrigante y hasta terrorífico. Porque incluso así, aunque la relación con el mundo sea mediante un vínculo tan extravagante y poco práctico como es un sombrero de paja (un oftalmólogo lo explicaría diciendo que al forzar la vista para ver a través de las rendijas de la paja el ojo miope recupera por un instante la visión normal) el mundo te alcanza igual y te ves tan implicado en la vida como quien se siente protagonista de la misma y pretende estar siempre en primera línea o cree ser quien maneja las riendas. Pero basta con que el ascensor se detenga sin motivo para que todo cambie, quizá de forma decisiva.

JAVIER FERNÁNDEZ DE CASTRO

El Boomeran(g), 6 de noviembre de 2012

Libros más vendidos

‘Mala índole’. Entrevista y reseña

Foto. Danilo de Marco

Javier Marías: “Muchos personajes de mis novelas se cuelan en mis relatos”

Hace una semana, Javier Marías tomó su abrigo y bajó de su departamento rumbo al Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde llegó caminando tras fumar un cigarrillo.

El escritor hispano estaba decidido. Daría una conferencia de prensa tras rechazar el Premio Nacional de Narrativa dado por su novela Los enamoramientos (2011), galardón entregado por el Ministerio de Cultura de España y dotado de 20 mil euros. Marías explicó: “Nunca recibiría un premio institucional”.

Hoy, el premio Rómulo Gallegos, Herralde y José Donoso dice a La Tercera desde Madrid: “El Estado no debe darme nada por efectuar mi tarea de escritor”, y da el tema por cerrado, aunque la historia podría ser un argumento para un relato.

A inicios de octubre, Marías ya había dado que hablar por la publicación de Mala índole (Alfaguara). Libro que reúne 30 cuentos salidos de sus dos únicos títulos de narraciones breves: Mientras ellas duermen (2000) y Cuando fui mortal (1996). “Es posible que no escriba más relatos”, dice a los 61 años, y cuenta que la mayoría de ellos fueron escritos por encargo para publicarse en la prensa. El volumen aún no tiene fecha de llegada a Chile.

Además, por esos agitados días se unía otra noticia. La editorial británica Penguin lo incluía en Modern Classics, la serie donde están publicados autores como Marcel Proust, James Joyce, Nabokov y Borges, entre otros clásicos.

El sello editó sus novelas Mañana en la batalla piensa en mí, El hombre sentimental, Corazón tan blanco (con prólogo de Jonathan Coe) y Todas las almas, con introducción de John Banville. El autor irlandés anota: “Es una obra, a la vez, afectuosa y vengativa, profunda, conmovedora, deliciosamente extraña y maravillosamente graciosa”.

Javier Marías dice de Coe y Banville: “Son dos autores que admiro, y ya me pareció un honor que se prestaran a escribir esos prólogos sin que yo los conociera de nada. Ambos textos me parecen muy inteligentes y perspicaces, y los agradezco mucho”.

Cortázar sin Rayuela

¿Qué lugar ocupa el cuento dentro de su producción?

Durante mucho tiempo estuve de acuerdo con lo que decía Isak Dinesen, una de las más grandes maestras del cuento: “Uno puede contar Alí Babá y los cuarenta ladrones, pero no Ana Karenina”. O dicho de otro modo: un cuento casi siempre aguanta la pérdida de las palabras con que fue escrito, y aun así puede volver a contarse; una novela no, necesita todas sus palabras para seguir siendo lo que es.

¿Hay historias de sus relatos que dialogan con sus novelas?

Sin ir más lejos, hay uno que “coincide” con un fragmento de mi novela Corazón tan blanco. Si ese fragmento se interrumpe y se le pone un final abierto, se convierte en el cuento ‘En el viaje de novios’. Otro, ‘Lo que dijo el mayordomo’, que está entre los que prefiero, tuvo su origen en un artículo de prensa, parte del cual es reproducido. Muchos personajes de mis novelas se cuelan en mis relatos.

¿Le interesa el cuento latinoamericano?

Borges es sus relatos sobre todo. Julio Cortázar era mucho mejor cuentista que novelista. Rayuela me pareció siempre un crucigrama sobrevalorado, mientras que algunas de sus historias son excelentes, como muchas de García Márquez. No es una tradición tan rica como la anglosajona, pero sí mucho más que la española.

¿Trabaja en una nueva novela?

Sí, en la medida en que en mis novelas las “ideas” están antes que la propia escritura del texto. He empezado lo que podría acabar siendo una nueva novela, pero aún no he llegado al punto en que sé que, buena o mala, va a existir en todo caso. Trabajo con muchas interrupciones, sobre todo por los viajes para acompañar la salida de Los enamoramientos en diferentes países. Es curioso, cada novela anterior tiene una estela tan larga que casi le impide a uno acometer la siguiente. Al fin y al cabo, todas mis últimas novelas han sido escritas con las mismas dificultades de concentración y de tiempo. Y llegaron a ser terminadas.

La Tercera, 1 de noviembre de 2012

UN LIBRO CADA SEMANA. Mala índole

Javier Marías fue noticia hace unos días por su rechazo al premio Nacional de Narrativa que el jurado le concedió por Los enamoramientos, su última novela. Lo curioso es que han coincidido casi exactamente en el tiempo el premio y su rechazo con la publicación, reedición más bien, de sus cuentos en un solo volumen y con algunos añadidos. Del rechazo al premio ya se ha hablado mucho. Solo puedo añadir que me parece plenamente coherente con lo que él llevaba años diciendo, de manera que hay que alabar la fidelidad a su palabra. No entiendo a quienes dicen que la suya es una actitud altiva. Creo que conocen poco a Marías. Y entiendo poco también a quienes dicen que no escribe bien. Por supuesto, comprendo que haya gente a quien no le gusta, pero su literatura está extraordinariamente trabajada y su lenguaje, forzando los límites de la ortodoxia, tiene un verdadero efecto hipnotizador sobre el lector. Algo que muy pocos consiguen.

Mala índole recoge, básicamente, cuentos procedentes de dos libros ya publicados con anterioridad: Cuando fui mortal y Mientras ellas duermen. A ellos, ha añadido un puñado más, entre los que destaca ‘Mala índole’, el más largo y que da título al volumen, que estaba desaparecido en el mercado editorial español. Por cierto, es una colección muy heterogénea en sus dimensiones (fruto de que, como dice el autor, muchos han sido escritos por encargo y eso introducía algún tipo de limitación), tanto que algunos son de una extraordinaria brevedad y otros parecen novelas cortas o lo que los franceses llaman nouvelles. Encontramos aquí argumentos, situaciones y desarrollos que son familiares a los lectores de Marías. Ese narrador reflexivo, las largas parrafadas de los personajes, las situaciones llevadas al límite con el afán de situar al narrador ante un dilema moral… Y aparecen también personajes que salieron o saldrían más tarde en sus novelas. Con seguridad no es el mejor, pero hay un texto de este libro que es mi favorito, ‘Un inmenso favor’, en el que, por un malentendido, o quizá no, un amigo del narrador sabe que éste tiene un problema con una tercera persona, y le presenta, así por las buenas, a un asesino a sueldo para que le resuelva la dificultad. Y el asesino es un tipo curioso que, pese a su oficio, trata de convencer a sus clientes de que deben buscar otra forma de resolver sus problemas.

CÉSAR COCA

El Correo.com, 6 de noviembre de 2012

Marías, elogio dello scrittore su commmissione
PAOLA DEL VECCHIO
Il Mattino, 4 novembre 2012