Carta al Director

Precisión de Javier Marías

Sr. Director:

En el artículo de Santos Sanz Villanueva Un mal gesto, del 26 de octubre, el autor da por buena una calumnia porque «Marías ni ha desmentido la información ni ha protestado por la posible injuria». Se hace eco de que «J. L. García Martín cuenta en sus dietarios» que en El País Semanal, donde yo es­cribo, «dedican una persona a escribir cartas de los lectores favorables» a mis artículos (se sobreentiende que apócrifas y por exigencia mía).

Ignoraba, para empezar, que yo estuviera obligado a leer los dietarios de un autor que no me interesa, y que estuviera obligado a desmentir una fala­cia evidente: en El País Sema­nal se publican cartas favora­bles y contrarias a mis textos, como puede comprobar cual­quiera, y jamás se me ha ocu­rrido pedir a dicho dominical que incluya ni excluya carta al­guna. Es algo en lo que no en­tro ni salgo, y El País nunca me habría admitido una exigencia semejante.

Pero dado que Sanz Villa­nueva está dispuesto a creer cualquier difamación tan alegremente si no es desmentida por el perjudicado, la desmien­to aquí y ahora para sacarle de las posibles dudas, aunque él apenas se haya dignado expre­sarlas.

Javier Marías. Madrid.

El Mundo, 27 de octubre de 2012