La noticia en la prensa escrita

Javier Marías asegura que “hubiera sido una sinvergonzonería aceptar el premio”

El escritor Javier Marías ha asegurado hoy que no puede aceptar el Premio Nacional de Narrativa por su novela Los enamoramientos, debido a su “deseo de ser consecuente” con sus propias ideas y decisiones.

“Hubiera sido una cierta sinvergonzonería aceptar este premio”, ha afirmado Javier Marías en un encuentro con la prensa, horas después de que se supiera que había ganado el citado galardón y de que hubiera trascendido también que lo iba a rechazar.

Marías agradece “profundamente la gentileza y la generosidad” de los miembros del jurado -cuya composición desconocía- por haber tenido esta novela “en tanta consideración”, pero al ser “un galardón institucional, oficial y estatal, otorgado por el Ministerio de Cultura”, no le es posible aceptarlo.

Desde hace “muchos años” Javier Marías, uno de los escritores españoles de mayor prestigio internacional y cuya obra está traducida a más de 40 lenguas, no ha aceptado “ninguna invitación de los Institutos Cervantes, ni del Ministerio de Cultura, ni siquiera de Universidades públicas o de Televisión Española”.

“Durante todo ese tiempo he esquivado a las instituciones del Estado, independientemente de qué partido gobernara, y he rechazado toda remuneración que procediera del erario público”.

También había dicho en varias ocasiones que “no podría aceptar premio oficial alguno”, en el caso de que se lo concedieran, y eso es lo que ha hecho hoy: rechazar uno de los galardones más codiciados por cualquier novelista.

Marías ganó el Nacional de Traducción en 1979, “en la época del presidente Adolfo Suárez, nada menos”, y mereció también el Premio de la Comunidad de Madrid en 1998, que sí aceptó.

Su decisión de rechazar los premios oficiales y las invitaciones institucionales la fue madurando “poco a poco” a partir de 1995, cuando lo invitaron a un Salón del Libro en París. Marías fue invitado por el Ministerio de Cultura francés, pero no le gustó la polémica que surgió en la prensa española sobre qué escritores participaban y qué otros quedaron fuera.

Detrás de su rechazo a los premios e invitaciones oficiales está el deseo de Marías de que nadie pueda pensar que ha hecho su carrera gracias a subvenciones estatales.

Y esa actitud le llevaría también, por supuesto, a rechazar “con más razón” el Premio Cervantes, aunque no cree que haya “ninguna posibilidad” de que se lo concedieran.

¿Ninguna? Marías ha contado hoy que la Real Academia Española lo ha querido proponer como candidato al Cervantes en alguna ocasión, y él les ha pedido a sus compañeros académicos que no lo votaran porque no podría aceptarlo.

También ha rechazado este año otro premio dotado con 15.000 euros, del que no dio más detalles. Pero sí bromeó con el hecho de que, en poco tiempo, ha rehusado 35.000 euros (el Nacional de Narrativa está dotado con 20.000) y quizá eso “no sea muy sensato” en estos tiempos que corren.

Según le dijeron a Marías al llamarlo desde el Ministerio para comunicarle el premio, algún miembro del jurado del Premio Nacional de Narrativa mencionó la posibilidad de que no lo aceptara, pero, opinó Marías, el jurado debió de pensar que a ellos lo que les competía era elegir el mejor libro del año y no otra cosa.

Él es consciente de que es una decisión insólita, pero no ha querido que le pase como a otros escritores, que “se mostraban alejados del poder”, pero luego aceptaban un premio nacional.

“En este país hay poca memoria para lo que hicieron y nadie se lo ha afeado, y me parece bien. Pero, en mi caso, sería una cierta sinvergonzonería que yo hubiera aceptado este premio, que, además, está dotado con una cantidad decente de dinero”, afirmó Marías, antes de insistir en que su postura no tiene “nada que ver con quién gobierne o deje de gobernar”.

En su opinión “hubiera sido demagógico” decir que sí al premio y donar el dinero” para alguna obra benéfica o cultural. “Creo mejor que ese dinero lo destinen a lo que ellos quieran. Puede que lo destinen a los bancos -dijo con sorna-, pero ojalá fuera a las bibliotecas públicas”, que en 2013 no recibirán dinero del estado para comprar libros, algo que tiene “indignado” a Marías .

Su decisión es muy antigua, pero ahora, con el gobierno del PP, podría añadir un motivo más para rechazar premios e invitaciones, el de que la cultura “es una de las esferas que han salido más perjudicadas” por el actual gobierno.

Marías reconoció que si no hubiera recibido premios en el extranjero, estaría “más deseoso” de que se los otorgaran en España, pero le han dado muchos fuera, y muy importantes, y eso “ha sido suficiente para su vanidad”.

Detrás de su actitud está también el hecho de que su padre, el filósofo Julián Marías no ganara nunca el Premio Nacional.

“Me pareció que si él no lo había recibido, tampoco yo era merecedor”, aseguró el autor de Los enamoramientos, que tampoco entiende cómo no han ganado un premio nacional escritores de la talla de Eduardo Mendoza, Juan Benet, Gil de Biedma o García Hortelano.

“Confío en que no se tome mi postura como un feo o un agravio, o como un desagradecimiento. Todo escritor agradece el aprecio por su obra”.

ANA MENDOZA

Efe, 25 de octubre de 2012

Abc
El Mundo
La Razón
20 minutos
La Vanguardia
El Periódico
Reuters
Europa Press
Terra
Diario de Sevilla
La Nueva España
Qué Leer
Vanity Fair
Ideal.es
El Plural.com
Público.es