El escritor Javier Marías reúne cuarenta años de cuentos en “Mala índole”

Javier Marías escribió uno de sus primeros cuentos a los 14 años y, aunque su prestigio mundial se lo debe sobre todo a sus novelas, no dejó de practicar “el noble arte” del relato hasta 2005. Ahora, aparecen reunidos por primera vez sus mejores cuentos en Mala índole, que el escritor ha presentado hoy.

Publicado por Alfaguara, el libro constituye una excelente oportunidad para adentrarse en el singular universo literario de este autor y comprobar “las diferentes fases” por las que ha pasado a lo largo de cuarenta años.

Y es también una excelente ocasión para leer todos los cuentos de Marías porque, como ha señalado hoy el escritor en el Círculo de Bellas Artes, puede que no vuelva más a ese género en lo que le queda de vida, aunque “no es una decisión firme”.

En los últimos años, Marías (Madrid, 1951) ha estado dedicado de lleno a sus novelas, primero a ese gran proyecto literario de los tres volúmenes de Tu rostro mañana y luego a Los enamoramientos, un libro del que, según ha dicho hoy Pilar Reyes, directora de Alfaguara, se han vendido más de 150.000 ejemplares solo en España y se está traduciendo a numerosas lenguas.

El escritor le da vueltas a una nueva novela, de la que no quiso desvelar detalles, salvo que guarda cierta relación con uno de sus cuentos. Pero no dijo cuál.

Por tanto, “es posible que ya no escriba más cuentos” y que los reunidos en el volumen que ahora ve la luz “acabe siendo la totalidad aceptada y aceptable” de su contribución al género, afirma el escritor.

Y es que Marías ha incluido en este libro treinta relatos y los ha dividido en “Cuentos aceptados” (23), entre los cuales hay algunos que “quizá estén entre lo mejor” que él haya escrito en narrativa; y “Cuentos aceptables” (7), de los que, como confesaba hoy, se avergüenza “un poco”.

Fuera del libro se han quedado los “cuentos inaceptables”, la mayoría de los cuales son “prehistóricos” y fueron escritos hacia 1968, tres años antes de que publicara su primera novela, Los dominios del lobo.

Como luego diría en una entrevista con Efe, tiene también “una novela inaceptable”, de cuando era adolescente y que no publicará jamás.

Mala índole es la suma de dos libros de cuentos anteriores, Mientras ellas duermen, de 1990, y Cuando fui mortal, de 1996, a los que se le han añadido cuatro más, aparecidos en varias publicaciones.

Galardonado con innumerables premios, la mayoría de ellos concedidos en el extranjero, Marías se siente especialmente satisfecho de “cinco o seis cuentos”, entre ellos el que da título al libro, Mala índole, que fue publicado por entregas en El País en agosto del 96.

En ese relato, de casi 50 páginas, el escritor recupera a Ruibérriz, un personaje habitual en algunas novelas suyas, para contar ciertas peripecias ocurridas en el rodaje en Acapulco (México) de una película protagonizada por Elvis Presley. Al releerlo, le ha parecido “muy grato, logrado y divertido”.

También le gustan de forma especial “Cuando fui mortal” y “Mientras ellas duermen”.

Este último va a ser llevado al cine por Wayne Wang, el director de Smoke, aunque, de momento, solo se ha contratado la opción, fase en la que también están Tu rostro mañana y Corazón tan blanco. “En el cine es todo muy lento y puede suceder que al final no salga ninguno de los proyectos”, le decía luego a Efe.

También aparecen reunidos por primera vez en libro “Un sentido de camaradería”, “Un inmenso favor” y “Caído en desgracia”, escrito para ser leído en voz alta en italiano en un evento en Roma en 2005.

Henry James, Chéjov, Conrad, Maupassant, Faulkner, Kipling, Poe y Alice Munro figuran entre los cuentistas preferidos de Marías, que hoy se quejaba de que en España el cuento “nunca ha tenido demasiados seguidores”, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos y en Latinoamérica.

“Y no lo entiendo porque la sensación de plenitud que da un cuento difícilmente se logra con una novela, que, por su extensión, no puede tener el mismo tono de altura, la misma tensión todo el rato. Sería insoportable una novela así”, señaló el escritor, que en otro momento de la presentación dejó muy claro que no le gustan “los microrrelatos”, tan de moda ahora.

Algunos de los cuentos incluidos en Mala índole fueron escritos por encargo, un sistema que el novelista reivindicó hoy antes de recordar que obras maestras de la pintura y de la música fueron el resultado de encargos.

“Ahora no encargan demasiados cuentos, quizá porque, para aceptarlos, tiene que haber una buena compensación económica”, reconoció Marías con humor.

Tras la rueda de prensa, le preguntaron a Marías si le gustaría que le dieran el Nobel de Literatura a Murakami. “No lo he leído, pero no por una razón en especial sino porque lo que leí sobre él no me gustó”, respondía.

Ana Mendoza

Efe, 9 de octubre de 2012

Vídeo

Javier Marías sostiene que los recortes en Cultura “emparentan al PP con el franquismo”

El escritor Javier Marías cree que los recortes que el Gobierno ha aplicado en los presupuestos de 2013, en las diferentes áreas culturales, “emparentan al Partido Popular una vez más con el franquismo”, que se caracterizó por su “absoluto desprecio, cuando no hostilidad”, por la cultura.

“El actual Gobierno está recortando a lo bestia en lo que a la gente más le importa: la sanidad, la educación y la cultura”, ha afirmado hoy Javier Marías en una entrevista con Efe, minutos después de que presentara ante la prensa su libro Mala índole (Alfaguara), que reúne por primera vez los mejores cuentos del novelista.

La cultura “es la base de la educación de un país, no solo es la escuela”, y, dentro de esos recortes, Marías considera “especialmente grave” el hecho de que las bibliotecas públicas tengan “un presupuesto cero” para adquirir libros, en una época en la cual “la gente está yendo más que nunca” a estos centros porque “no tiene dinero para comprarse libros”.

“No van a poder seguir siendo bibliotecas vivas, y eso me parece de una gravedad inconmensurable”, asegura el autor de Corazón tan blanco, que expresará su “indignación” por este recorte en uno de sus artículos de El País Semanal, que se publicará próximamente.

Lo que no entiende el escritor es cómo, aparte de ese artículo suyo, “no ha habido otros ochenta más, diciendo: esto es inadmisible”.

Con los recortes -afirma-, el Gobierno conseguirá que “la gente sea cada vez más bruta”.

Esa forma de actuar, “emparenta al gobierno del PP una vez más con el franquismo”, subraya este escritor, que está considerado uno de los mejores novelistas europeos de las últimas décadas y cuya obra está traducida a más de cuarenta lenguas.

“Una de las cosas que caracterizó al franquismo, aparte de otras más graves, fue su absoluto desprecio, cuando no hostilidad, por la cultura en general y por quienes la cultivaban. Y no se puede ser hostil hacia la cultura, que es también el descanso y el consuelo de la gente atribulada”, ha opinado Marías.

El autor nunca ha querido tratarse con políticos, pero, “después de estos presupuestos”, invita “a los llamados creadores a que no admitan nunca la presencia de un solo político en ningún acto, al menos del partido que actualmente gobierna y que ha aplicado estos recortes en cultura”.

“Como a los políticos les gusta a veces asistir a ciertos actos para hacerse una foto o para quedar bien, yo les pediría a los creadores de cualquier campo que no lo admitieran porque es mentira todo. Siempre lo ha sido, pero ahora más todavía”, subraya.

“Que no les den la mano hasta que cambien de política”, añade el escritor, “particularmente indignado” dada “la modestia” de las bibliotecas frente a espectáculos como el cine, el teatro o la opera, que necesitan “mucho más dinero”.

El autor de Los enamoramientos, su última novela, se refirió también durante la entrevista a la creciente desconfianza que hay en los políticos, quizá porque “están en un camino absurdo, suicida”.

“Los ciudadanos somos los primeros interesados en que los políticos hagan bien su trabajo. Los políticos son necesarios, no deseamos en modo alguno que sean sustituidos por tecnócratas, multimillonarios, empresarios, demagogos populistas y, menos aún, por caudillos”, comenta el autor de Tu rostro mañana.

“No queremos eso en absoluto, pero es que están ustedes suicidándose, están saltando de balcón en balcón como hacen esos turistas descerebrados que al final se estampan contra el suelo”, agrega.

Marías cree que, “difícilmente”, los políticos sacarán al país de la crisis.

“Habrá que hacer lo que decía Cervantes: ‘paciencia y barajar’, en el sentido de que ya vendrán cartas mejores. Lo que pasa es que da la sensación de que empieza a estar secuestrada la baraja y que no tiene uno ya ni posibilidad de barajar”, concluye el escritor.

Efe, 9 de octubre de 2012