Javier Marías recoge el Premio Terenci Moix

Los Premios Terenci Moix, remunerados con un euro, desatan la euforia

“Hace unos meses me preguntaban me preguntaban si podríamos mantener los Premios Internacionales Terenci Moix, por la crisis y los recortes. La respuesta es que estamos aquí, en el Palau de la Música”, ha afirmado Ana María Moix al inicio de la velada. “Y aún más, mantenemos la dotación de un euro libre de impuestos y sin IVA e invertimos otros tres euros porque hemos creado otros tres”.

Entre que los que han recibido los galardones y los que los han entregado han desfilado por el escenario del Palau este jueves más de 40 personalidades, sin contar a los presentadores (Natalia Menéndez y Enric Majó). Una velada de euforia, también de temor por los efectos de la crisis en la sociedad y en la cultura y un homenaje a Terenci Moix.

“La sociedad y el sector lo están pasando muy mal, peor que nosotros que estamos aquí. Pero no es una noche de quejas sino de celebración”, ha dicho Ana Maria Moix. Pero no ha sido la única en referirse a la mala situación. Javier Marías, que ha recibido el premio a su trayectoria literaria, no ha ocultado su preocupación. “En estos tiempos difíciles, de crisis económica, han surgido voces de que la literatura y la cultura no son importantes. Cuando hay tanto paro y dificultades para comer en muchos casos, qué diablos hacemos los escritores ante una realidad demasiado agresiva, como si fuéramos un lujo superfluo. Pero los que escribimos, los que hacen música, cine o televisión, somos al menos el mínimo consuelo para la gente que pasa dificultades. Si al final de la jornada, se pueden dedicar 90 minutos a ver una película o media hora a leer ayudamos a tener un día mejor, a que se evadan un poco. La literatura y la cultura no son un lujo, ayudan a que la gente viva una dimensión imaginativa”.

La literatura y la cultura no son un lujo, ayudan a que la gente viva una dimensión imaginativa”, dice Marías

Maruja Torres (premio Crónicas) comparte opinión. “Terenci me enseñó a recorrer y conocer Barcelona, que entonces era más pobre pero tenía más esperanza y es necesario salir de la miseria social, económica y política para volver a tener esperanza. La cultura es importante y hay que echarle ganas y pasión”.

La platea, los laterales y el primer piso de Palau, llenos. Los jueves milagro. Los premiados recorriendo el pasillo y subiendo la escalerilla del escenario entre aplausos atronadores, para recibir un premio dotado con un euro. Entre el público, editores, agentes literarios, políticos y muchos lectores y amigos.

Para Gonzalo Suárez (premio especial del jurado), el galardón es como una “bofetada agradable”, que le lleva a los mejores años de su vida. “Recuerdo a Terenci en la terraza de mi casa. Sami Naïr (ensayo por La lección tunecina), se ha declarado “emocionado por recibir este premio en Cataluña, tierra de tolerancia y universalismo que sabe muy bien lo que es luchar por la democracia y la libertad”. “Túnez ha sido como un acontecimiento telúrico, ha abierto la brecha. Lo que está pasando ahora no puede de ninguna manera entorpecer el proceso de modernización democrática”.

Estoy emocionado por recibir este premio en Cataluña, tierra de tolerancia y universalismo”, afirma Naïr

Juliette Grecó (Montpellier, 1927), premio a la trayectoria musical, se ha emocionado. “Sin vosotros no podría hacer mi trabajo. Gracias, sois valientes, necesarios y luminosos”. Emocionada también, Ángela Molina (premio trayectoria literaria).”Doy las gracias personalmente a Terenci Moix. Tengo la impresión de que si nos hubiésemos conocido habríamos sido muy buenos amigos”. “A todos los que cada día sentimos el vació de la ausencia de Terenci os damos las gracias por compartirlo”, ha respondido Rosa María Sardá que le ha entregado el galardón.

Una velada larga. Otros premiados han sido el escritor francés Laurent Binet, el productor cinematográfico Kike Mora, el cineasta Jaime Camino, la cantante Silvia Pérez Cruz y el dramaturgo libanés nacionalizado canadiense. Junto a ellos han subido al escenario Ana María Matute, presumiendo de la muleta que le regaló el rey Juan Carlos; Teresa Gimpera, Mariscal, Elisenda Nadal, Anna Sallés, Josep Maria Castellet, Rosa Vergés, Román Gubern, Carme Riera… una fiesta de lujo, que, se han conjurado todos, se repetirá en 2013.

ROSA MORA

El País, 28 de septiembre de 2012

Tamara Rojo, Javier Marías y Maruja Torres claman contra los recortes en cultura

Los escritores Javier Marías y Maruja Torres y la bailarina Tamara Rojo han sido algunos de los galardonados con los premios internacionales Terenci Moix, y han aprovechado sus parlamentos en la gala de entrega en el Palau de la Música para criticar la política de recortes a la cultura que aplica el actual gobierno.

Rojo, primera bailarina del London Royal Ballet y premiada por su trayectoria, ha pedido “mirar menos a los políticos y sus dádivas y ser más valientes para crear un futuro diferente”, mientras que Marías ha alertado de los que piensan que la cultura es algo superfluo en tiempos de escasez, porque precisamente constituye el consuelo para muchas personas que pasan por dificultades.

   Torres, galardonada por sus crónicas periodísticas, ha recordado los tiempos en que paseaba con su amigo Terenci por una Barcelona más pobre, “pero más esperanzada”, y ha pedido que la cultura sirva para sacar a la sociedad de la miseria social y política en la que se encuentra.

En el último parlamento, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha recogido el guante de las críticas y, dirigiéndose a todos los premiados, ha asumido que aunque “es posible” que la política no se dé cuenta del valor de la cultura, parte de esa política entiende que la cultura no es un ornamento, sino fundamento, por lo que ha hecho suya la reivindicación, ha dicho.

Por primera vez, el palmarés ha separado géneros literarios, y así, el tunecino Sami Naïr ha sido distinguido por ‘La lección tunecina’ (Galaxia Gutenberg), ensayo sobre el joven que se prendió fuego y encendió las revueltas de la ‘primavera árabe’, y en su discurso ha alabado el carácter universal de la cultura y el carácter catalán.

El joven francés Laurent Binet ha recogido su premio por ‘HhhH’ (Seix Barral) elogiando al Quijote, y Perejaume ha sido premiado por ‘Pagèsiques’ (Edicions 62), mientras que Torres se ha llevado el premio por sus crónicas, aunque ha dicho que el verdadero regalo fue haber conocido a Terenci.

El director de cine, guionista y escritor Gonzalo Suárez ha sido galardonado con el premio especial del jurado por su trayectoria profesional, y el mundo del celuloide también ha estado representado por una muy emocionada Ángela Molina (Trayectoria cinematográfica), el productor y director Jaime Camino y el productor de ‘De tu ventana a la mía’, Kike Mora.

CATEGORÍA MUSICAL

La cantante Sílvia Pérez Cruz ha sido destacada en la categoría musical por el proyecto musical dedicado a su padre que estrenó en el Gran Teatre del Liceu, y la joven ha compartido asiento y confidencias con la veterana francesa Juliette Grecó.

El autor libanés Wajdi Mouawad ha recibido el galardón de las artes escénicas de la mano de Julio Manrique y Clara Segura, los actores que dieron vida a sus personajes de uno de sus obras más celebradas, ‘Incendis’, en el Teatre Romea la pasada temporada.

   Los Premios Internacionales Terenci Moix no tienen dotación económica –a los ganadores se les entrega un euro de manera simbólica– pero tienen la particularidad de que todos los ganadores asisten a la ceremonia de entrega.

A la gala, presidida por la hermana de Terenci, Anna Maria Moix, han asistido numerosas personalidades de la cultura y la política, como la escritora Ana María Matute, el editor Josep Maria Castellet, la actriz Rosa Maria Sardà, el diseñador Xavier Mariscal y los ex presidentes de la Generalitat José Montilla y Pasqual Maragall.

Europa Press, 27 de septiembre de 2012

Más fotos